Archivos de la Categoria ‘Tecnología’

Zaragoza, ciudad de Apps

29
ene 2012

APPCITY nace de la importancia de formar a los profesionales ante el gran potencial del emergente mercado de las aplicaciones para móviles, que supone la aparición de nuevos modelos de negocio y generación de empleo.

Dentro de España, Zaragoza se perfila como la localización ideal para un evento de estas características:

  • Por su situación estratégica entre las principales ciudades de España, a una distancia similar de Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, y de ciudades francesas como Toulouse y Burdeos.
  • Por su sistema de comunicaciones, con enlaces por autopista, tren de alta velocidad y avión con las principales ciudades españolas y europeas.
  • Por su infraestructura hotelera y de servicios, que la capacitan plenamente para albergar grandes citas internacionales, como se demostró con la Expo 2008.

Zaragoza se convierte por unos días en la capital de las Apps, pequeños programas para dispositivos móviles que suponen un negocio millonario. Va a ser la sede de Appcity, un congreso, principalmente dirigido a programadores, diseñadores y empresas, en el que los asistentes podrán formarse en el desarrollo de aplicaciones, con cursos de distintos niveles, además de asistir a conferencias de algunos de los gurús del sector a nivel mundial.

El evento tendrá lugar del 1 al 4 de febrero en el World Trade Center de Zaragoza y la inscripción se puede realizar en su página web: http://www.appcity2012.com/

LA GUERRA DE LOS BITS

17
ene 2012

Google, Apple, Amazon y Facebook se han declarado la guerra. Estas cuatro empresas luchan por el control de Internet. Pero es más que una guerra empresarial. Quien triunfe no solo se hará con un pastel ingente de dinero. También tendrá el poder de marcar nuestros ideales y hasta nuestras vidas.

Apple, Google, Amazon y Facebook son los cimientos sobre los que ahora descansan las aspiraciones hegemónicas de Estados Unidos. Ya no se trata del poder militar, sino del cultural y económico. El poder de atracción del american way of life sigue vigente. Estados Unidos continúa marcando la forma en la que el hombre moderno concibe la vida, igual que hace años lo hiciera con el cine de Hollywood o con la Coca-Cola. Las cuatro empresas son superpotencias de la vida digital. Y ya no reina la paz entre ellas. Ninguna de las cuatro ha alcanzado una posición lo suficientemente dominante. Los cuatro fantásticos compiten por nada más y nada menos que la hegemonía web y, con ella, el dominio del mundo.

Facebook. El valor actual de esta compañía se calcula en 100.000 millones de dólares. Y eso que fue fundada en 2004. De cero a 100.000 millones en siete años. Un respeto. Carreras como esta estimulan la fantasía. En cualquier caso, de momento la red social ocupa, junto con Amazon, un segundo escalón en el cuarteto de las mayores empresas de Internet. El valor bursátil de Google es de 200.000 millones de dólares. Y por encima de todas, Apple; el fabricante del iPhone, el iPod y el iPad vale 360.000 millones. Eso es cuatro veces más que Telefónica o el Banco de Santander. El tirón económico de este cuarteto es enorme. Juntas, las cuatro grandes reúnen un valor aproximado de 750.000 millones de dólares. Es la misma suma con la que Europa está intentando salvar a los países con problemas financieros.

Google. El conocimiento total, es hoy lo que el agua corriente fue hace cien años: una revolución cotidiana que, al principio, fue toda una sensación, pero a cuya existencia se ha acostumbrado todo el mundo. Nadie se asombra ya cuando Google Earth vuela casi desde el espacio exterior hasta cualquier punto del planeta; o por el hecho de que haya bibliotecas enteras disponibles on-line. Y, sin embargo, los buscadores como Google están cambiando incluso nuestra forma de pensar. Nuestro cerebro está desaprendiendo a retener aquella información a la que se puede acceder a través de Internet. Dicho de otra manera: en parte, estamos almacenando nuestra memoria en una empresa. ¿Podemos fiarnos de ella?

Apple. La movilidad total hace un par de meses, Martin Lindstrom, el gurú del marketing neuronal, investigó las actividades cerebrales de los dueños de iPhones. Su intención era descubrir si un móvil podía crear adictos igual que hacen las drogas, el alcohol o los cigarrillos. A una docena de voluntarios les mostraron archivos de audio y vídeo de iPhones sonando y observaron cómo reaccionaban sus cerebros. Para sorpresa de Lindstrom, no se activaron las sinapsis que lo hacen ante conductas condicionadas, como les ocurre a los adictos al juego. Las regiones que se activaron fueron aquellas responsables del amor y el afecto. Los cerebros reaccionaban ante el iPhone igual que ante la presencia de la persona amada

Amazon.  Al igual que Apple o Facebook, quiere que sus clientes sean solo suyos. Los libros de Amazon están hechos para el aparato lector de Amazon, no funcionan en los dispositivos de Sony, por ejemplo. Pero todo esto parece importarles poco a los clientes. Amazon vendió solo el año pasado más de seis millones de Kindles en todo el mundo. Su empresa es la mayor tienda on-line mundial. El volumen de negocio de Amazon no ha dejado de crecer, pasó de 2700 millones de dólares en el año 2000 a más de 34.000 millones en 2010.

No es de extrañar que nadie se fíe de nadie y que a veces se odien entre sí. Por ejemplo, Steve Jobs estuvo enormemente enfadado con Google hasta el final porque, supuestamente, esta había copiado del iPhone su sistema operativo para móviles Android. «Si es necesario, dedicaré lo que me queda de vida y hasta el último centavo de los 40.000 millones de dólares que Apple tiene en el banco» a corregir esta situación, aseguró en su biografía autorizada. «Destruiré Android. Estoy dispuesto a iniciar una guerra nuclear» para conseguirlo.

Pero Google también está descubriendo lo que es tener que luchar en un mercado con tres frentes. La élite de los ingenieros de la empresa ha pasado por alto esa tendencia social que ha hecho a Facebook tan grande: hace tiempo que las personas ya no utilizan Internet solo para buscar información, sino para participar en las vidas de sus amigos.

Muere el fundador de Apple

06
oct 2011

Apple acaba de confirmar la muerte de Steve Jobs, su líder y CEO Steve Paul Jobs, cofundador y presidente de Apple Computer, uno de los mayores innovadores en la industria informática, ha fallecido hoy después de transformar los hábitos de consumo de varias generaciones con productos como el iPod, el iPhone o el iPad.

Jobs revolucionó el mundo de los ordenadores con el lanzamiento del Macintosh y en el siglo XXI la industria de consumo con tres de los aparatos electrónicos más exitosos de la historia: el iPod, el iPhone y el iPad.

La capacidad visionaria de Jobs y la preparación técnica de Wozniak dieron sus frutos en 1976 con la creación en un garaje del Apple I, que consistía en un teclado combinado a un microprocesador y con conexión a un monitor. Ese año fundaron Apple Computer.

Tras el Apple II, Jobs y Wozniak revolucionaron el mundo de la industria informática con el lanzamiento en 1984 del “Macintosh”, considerado el primer ordenador que responde al concepto de PC (ordenador personal).

Tras abandonar Apple, creó en 1986 los Estudios de Animación Pixar, y consiguió el Óscar a la mejor película de animación con el cortometraje “Tin Toy” y en 1996 el segundo con “Toy Story”, el primer largometraje realizado íntegramente por ordenador.

La consolidación de Apple como marca de referencia de la electrónica de consumo empezó en 2001 con el lanzamiento del Ipod, un reproductor de música y contenidos multimedia.

Steve Jobs, que ya había sufrido un cáncer de páncreas, anunció el 14 de enero de 2009 su retirada temporal, al empeorar su salud. Tras recibir un trasplante de hígado y experimentar una mejoría retomó su trabajo el 29 de junio de 2009, aunque el 17 de enero de 2011 anunció de nuevo su baja temporal.

Han creado una dirección de correo electrónico especial donde usted puede enviar recuerdos, sus condolencias y pensamientos: rememberingsteve@apple.com

Aplicaciones útiles y absurdas

02
oct 2011

Detectores de metales, mecheros virtuales, programas que permiten imitar el sonido de una flatulencia, medidores de la intensidad de los orgasmos, simuladores de grapadora, dos ojos que siguen el movimiento de los dedos, imágenes de escaleras mecánicas en movimiento y ahuyentar a los mosquitos, son algunas de las aplicaciones que cualquier usuario se puede descargar en su ‘smartphone’ o teléfono inteligente, y que se mueven entre la utilidad y el absurdo.

“Son un reflejo de lo que busca la gente. A pesar de no tener utilidad crean una especie de adhesión inconsciente entre los jóvenes”, ha afirmado la socióloga y profesora Blanca Muñoz, que, en este sentido, ha recalcado que se emplean para “sentirse dentro del grupo, ya que, aunque no sirvan para nada, te dan una identidad dentro de esa comunidad que tú consideras que es a la que perteneces”.

Algunas son de pago y otras gratis, aunque, en este último caso, los creadores obtienen beneficios gracias a la publicidad. Las propias compañías como Apple o Google gestionan la publicidad y le dan al creador un porcentaje del beneficio que obtienen, así que un programador cuya aplicación no tiene demasiado éxito (con descargas de cientos o miles de personas), solo gana, aproximadamente, entre 70 y 100 euros al año.

Aún así, algunas de ellas han sido objeto de polémica, como una de Android que, con un coste de 1,99 euros, ofrece un cuestionario a los padres para que estos sepan si su hijo es gay, u otra para iPhone que clasifica a celebridades del mundo de la música, el cine o la política, en función de si son o no judíos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) opina que las aplicaciones son necesarias, pero ha advertido de que ”existen muchas inútiles que no merece la pena descargarse, mucho menos gastarse el dinero en ellas”, por lo que hay que ser “cuidadoso y seleccionarlas bien para no repercutir en el funcionamiento del dispositivo”.