Archivos del mes de octubre, 2011

Muere el fundador de Apple

06
oct 2011

Apple acaba de confirmar la muerte de Steve Jobs, su líder y CEO Steve Paul Jobs, cofundador y presidente de Apple Computer, uno de los mayores innovadores en la industria informática, ha fallecido hoy después de transformar los hábitos de consumo de varias generaciones con productos como el iPod, el iPhone o el iPad.

Jobs revolucionó el mundo de los ordenadores con el lanzamiento del Macintosh y en el siglo XXI la industria de consumo con tres de los aparatos electrónicos más exitosos de la historia: el iPod, el iPhone y el iPad.

La capacidad visionaria de Jobs y la preparación técnica de Wozniak dieron sus frutos en 1976 con la creación en un garaje del Apple I, que consistía en un teclado combinado a un microprocesador y con conexión a un monitor. Ese año fundaron Apple Computer.

Tras el Apple II, Jobs y Wozniak revolucionaron el mundo de la industria informática con el lanzamiento en 1984 del “Macintosh”, considerado el primer ordenador que responde al concepto de PC (ordenador personal).

Tras abandonar Apple, creó en 1986 los Estudios de Animación Pixar, y consiguió el Óscar a la mejor película de animación con el cortometraje “Tin Toy” y en 1996 el segundo con “Toy Story”, el primer largometraje realizado íntegramente por ordenador.

La consolidación de Apple como marca de referencia de la electrónica de consumo empezó en 2001 con el lanzamiento del Ipod, un reproductor de música y contenidos multimedia.

Steve Jobs, que ya había sufrido un cáncer de páncreas, anunció el 14 de enero de 2009 su retirada temporal, al empeorar su salud. Tras recibir un trasplante de hígado y experimentar una mejoría retomó su trabajo el 29 de junio de 2009, aunque el 17 de enero de 2011 anunció de nuevo su baja temporal.

Han creado una dirección de correo electrónico especial donde usted puede enviar recuerdos, sus condolencias y pensamientos: rememberingsteve@apple.com

Aplicaciones útiles y absurdas

02
oct 2011

Detectores de metales, mecheros virtuales, programas que permiten imitar el sonido de una flatulencia, medidores de la intensidad de los orgasmos, simuladores de grapadora, dos ojos que siguen el movimiento de los dedos, imágenes de escaleras mecánicas en movimiento y ahuyentar a los mosquitos, son algunas de las aplicaciones que cualquier usuario se puede descargar en su ‘smartphone’ o teléfono inteligente, y que se mueven entre la utilidad y el absurdo.

“Son un reflejo de lo que busca la gente. A pesar de no tener utilidad crean una especie de adhesión inconsciente entre los jóvenes”, ha afirmado la socióloga y profesora Blanca Muñoz, que, en este sentido, ha recalcado que se emplean para “sentirse dentro del grupo, ya que, aunque no sirvan para nada, te dan una identidad dentro de esa comunidad que tú consideras que es a la que perteneces”.

Algunas son de pago y otras gratis, aunque, en este último caso, los creadores obtienen beneficios gracias a la publicidad. Las propias compañías como Apple o Google gestionan la publicidad y le dan al creador un porcentaje del beneficio que obtienen, así que un programador cuya aplicación no tiene demasiado éxito (con descargas de cientos o miles de personas), solo gana, aproximadamente, entre 70 y 100 euros al año.

Aún así, algunas de ellas han sido objeto de polémica, como una de Android que, con un coste de 1,99 euros, ofrece un cuestionario a los padres para que estos sepan si su hijo es gay, u otra para iPhone que clasifica a celebridades del mundo de la música, el cine o la política, en función de si son o no judíos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) opina que las aplicaciones son necesarias, pero ha advertido de que ”existen muchas inútiles que no merece la pena descargarse, mucho menos gastarse el dinero en ellas”, por lo que hay que ser “cuidadoso y seleccionarlas bien para no repercutir en el funcionamiento del dispositivo”.